FINAL SALE – Mín. 25% de descuento en productos seleccionados COMPRA AHORA

h1

Martin Ødegaard: Lo bueno llega a quien trabaja duro

11teamsports estuvo en Londres con Martin Ødegaard para la sesión de fotos del Nike Mad Ready Pack y la revista VERSUS entrevistó a Martin con este motivo. Si quieres leer la versión original de la entrevista, puedes encontrarla en el sitio web de VERSUS.

La historia de MØ demuestra que la paciencia es una virtud.

¿Cuánto puede cambiar la vida en 10 años? Pregúntale a Martin Ødegaard; él diría que mucho.

Es el año 2024, y hoy -una lluviosa tarde de jueves en las afueras de Londres- nuestros caminos se cruzan para escuchar su historia. Cuando empezamos a charlar, siento una inmensa familiaridad, como si le conociera desde hace años. Entonces me doy cuenta de que, en cierto modo, lo conozco; todos lo conocemos.

Noruega es famosa por sus cuentos, y hace poco menos de diez años, en Drammen, un chico de quince años empezaba su propia historia, una que cambiaría su vida para siempre. Era el héroe local convertido en niño prodigio mundial, y nadie -ni siquiera él- podía predecir lo que ocurriría después. El mundo esperaba: ¿adónde iría Martin Ødegaard? Muchos llamaron, pero fue el Real Madrid quien le hizo una oferta que no pudo rechazar.

Pero nunca es tan sencillo, ¿verdad?

La historia de un niño prodigio puede ser a veces realmente implacable; el mundo del fútbol lo olvida a menudo. Mudarse de casa ya es bastante duro de por sí, y no digamos cruzar el continente, siendo un adolescente, al club más grande del mundo, con millones de ojos fijos en ti, un incipiente del fútbol que aún no está listo para alzar el vuelo. Ésa era la realidad de Martin, y en poco tiempo, muchos habían descartado el cuento de hadas y le habían dado por muerto antes incluso de que se secara la tinta. Mientras tanto, él escribía su propia historia a su manera.
Aquí hay una lección que aprender. El fútbol tiende a olvidar a la persona que hay detrás del jugador. Cada temporada, el escenario vuelve a ser el mismo: más partidos, más ojos, más presión. Aprender de los fracasos no es fácil, y menos cuando los errores se cometen bajo el escrutinio de millones de personas. Acercarse a esa realidad como adulto es duro; como adolescente, es el doble de tarea.
En el caso de Martin, le hemos visto pasar de niño a hombre, hemos visto sus altibajos, las pruebas y tribulaciones de un viaje de diez años del que todos podemos aprender. Es una historia de resistencia, perseverancia y prueba de que la paciencia es una virtud. Se alejó para ver el panorama completo y, ahora que su carrera está en pleno apogeo, por fin está recibiendo las flores que se merece: guiar al club y al país hacia nuevas eras con el éxito a la vista.
Así que vuelvo a preguntar: ¿cuánto puede cambiar la vida en 10 años?

VERSUS habló con Martin -en una sesión de fotos del pack Nike 'Mad Ready' con 11teamsports- sobre su trayectoria, los obstáculos que ha superado y el papel de ser un líder en el mayor escenario del mundo.

Nike Mad Ready Pack

h2

VERSUS: En primer lugar, ¿cómo estás?
Martin Ødegaard: Estoy bien. No puedo quejarme. Siempre bien.

Es importante conocerte a ti, la persona, tanto como a ti, el jugador. Si tuvieras que describirte en una frase, ¿cuál sería?
Es bastante difícil. Creo que soy una persona tranquila y relajada, alguien que está cerca de sus seres queridos.

¿Y cómo se traduce eso en el terreno de juego?
Creo que pongo mucho de mi personalidad en el terreno de juego. Pero, al mismo tiempo, lo que se ve en el campo es diferente de lo que soy fuera de él. Creo que en el campo se ve mucha más agresividad. Pero, en general, soy una persona tranquila. Creo que manejo bien las situaciones de presión y siempre intento tomar las decisiones correctas. Así que creo que lo aprovecho bien.

A lo largo de tu carrera, y antes de ella también, ¿ha habido alguna persona dentro y fuera del fútbol que haya conformado la persona y el jugador que eres hoy?
Son muchos los que me han ayudado a convertirme en quien soy hoy: mi familia, por supuesto; mis entrenadores; y mis compañeros de equipo. He aprendido mucho de todo tipo de personas, y trato de aprender pequeñas cosas de la gente que me rodea. Así es como he llegado a ser la persona que soy hoy.

Cuando empezaste a ser conocido te pusieron etiquetas muy rápido. ¿Cómo te adaptaste a un cambio de vida tan grande?
Fue un gran paso para mí en aquel momento. Tenía 15 años cuando empecé a jugar en Noruega y también con la selección nacional, así que toda esa atención supuso un gran cambio en mi vida. Un día iba a la escuela y hacía todas las cosas normales y, de repente, estaba en todas partes. Pero creo que lo afronté bien, centrándome en lo que era importante para mí: trabajar duro y disfrutar del fútbol.

¿Dirías que eso ha dado forma a la persona que eres hoy?
Sí, creo que sí. Creo que he pasado por muchas cosas. Aún soy muy joven, pero creo que he adquirido mucha experiencia por el camino. Ha habido altibajos en todo el camino, pero sin duda me ha ayudado a convertirme en quien soy hoy.

h3

A los 18 años, muchos decían que era un momento decisivo para ti. Sin embargo, creo que tu carrera lo ha desmentido y demuestra que la paciencia es una virtud. ¿Cómo afrontaste las expectativas que se pusieron en ti antes de su etapa en el Arsenal?
Sí, creo que, como dices, la gente habla de mí desde que era muy joven. Luego, cuando fui a Madrid, fue algo grande para todo el mundo. Y luego, de repente, estaba en Holanda y todo el mundo pensaba que no llegaría al más alto nivel, ¿sabes? Todo el mundo pensaba que iba a bajar y bajar y bajar. Así que creo que eso forma parte del fútbol; es muy reaccionario, si se puede decir así. Si juegas bien, eres el mejor del mundo; si no, eres el peor. No hay nada intermedio. En mi caso, simplemente intento afrontarlo de buena manera y mirarlo con mis propios ojos y los de la gente que me rodea. Escucho a la gente que significa algo para mí, a mis entrenadores. Y creo que esa es mi forma de afrontarlo. Centrarme en mí mismo, en la gente buena y en la gente adecuada, sin dejar de trabajar duro.

Desde que llegaste al norte de Londres te has hecho un hueco en el equipo. Joven capitán que trabaja con un joven entrenador, Mikel, y para el club y la selección eres el eje de dos proyectos en expansión. ¿Qué significa eso para ti, y hasta qué punto es emocionante para el conjunto de su carrera?
Lo que está pasando -tanto aquí como en la selección- es muy bonito. Antes de incorporarme, el seleccionador [Mikel] me contó todo lo que quería hacer con el club, que fue una de las principales razones por las que vine aquí; quería formar parte de eso. Cuando me habló de su plan para el equipo, para el club y para mí, sentí que era el paso correcto. Estoy muy contento desde que llegué, y estoy contento con lo que estamos haciendo como club.

Como capitán tu papel va más allá en el club. ¿Qué se siente al ser una parte tan importante de una cultura tan apasionada dentro y fuera del campo, y también en las gradas?
Creo que el club me gusta por la cultura que hemos creado y por todo lo que hacemos juntos: los aficionados, los jugadores y el personal. Ahora todo el mundo está muy unido, y creo que ésa es una de las claves de nuestro éxito. Por eso nos va tan bien. El ambiente en el club y en el estadio es increíble. Es algo que hacemos juntos, y creo que es importante que siga así. Todo el mundo en el club es importante, y tiene que sentirse importante.

Cuando te uniste por primera vez, lo hiciste durante la pandemia, cuando los estadios estaban vacíos. Ahora, sin embargo, el ambiente vuelve a ser el que era. Da la sensación de que la afición te ha adoptado, como si hubieras nacido y crecido en el norte de Londres. ¿Qué se siente al llamar a este lugar su hogar, y qué importancia han tenido los aficionados en el resurgimiento del club?
Sí, creo que los aficionados han sido muy importantes para nosotros. Como tú dices, cuando llegué aquí, estaba todo cerrado; no había aficionados. Los aficionados nos dan mucho, y jugar allí sin la energía y la pasión que aportan era triste. Ahora hemos visto, sobre todo en los últimos partidos, lo mucho que nos aportan en términos de energía y fuerza para seguir adelante y empujar todo el tiempo. Así que sí, es increíble jugar allí siempre y recibir ese apoyo. Aquí me siento como en casa. Es una sensación especial que no doy por sentada.

El Arsenal es conocido por producir grandes talentos, y el futuro próximo y lejano del club parece muy brillante. ¿Cómo se alimenta el éxito propio y el de los que le rodean, y qué lecciones ha aprendido que podría transmitir a los futuros líderes del club?
Uno de nuestros principales objetivos es ganar trofeos, y eso es lo que queremos hacer. El Arsenal es un club que debería estar en lo más alto, y ahí es donde todos queremos estar. Así que eso es lo que todos perseguimos ahora. Ése es el gran sueño, y para eso trabajamos. Tenemos muchos jugadores jóvenes que mejoran cada vez más, así que sí, es una gran señal para el futuro del club. Aunque somos un equipo joven, tenemos experiencia, y todos los jugadores ya han pasado por muchas cosas. Es un placer jugar con ellos; son increíbles. Ojalá podamos conseguir cosas muy buenas juntos.

Es un club histórico con jugadores históricos, muchos de los cuales son capitanes: Tony Adams, Patrick Viera y ahora tú mismo. Ser capitán te ofrece aún más posibilidades de dejar un legado en el club. Digamos que dentro de 20 años, ¿cómo te gustaría que te recordaran?
Quiero que se me recuerde por haber ganado trofeos, por supuesto. Ése es el objetivo. Es lo que todos queremos. Eso es lo más importante para mí. Pero espero que la gente me recuerde también como un buen jugador, una buena persona y un buen líder.

h4

Se juega más al fútbol que nunca, lo que a veces puede acarrear problemas tanto físicos como mentales. Desde fuera, muchos lo pasan por alto, pero creo que hay algo más. ¿Cómo gestionas estos retos?
Creo, en primer lugar, que somos afortunados. Estamos viviendo un sueño -jugar al fútbol cada semana en el escenario más grande- y yo tengo la suerte de hacer todas estas cosas, así que no me gusta quejarme demasiado. Me encanta jugar al fútbol, y sí, a veces puede ser un poco confuso cuando las cosas están ocupadas y un poco locas. A veces puede ser duro, y te cansas y todo eso, pero sí, simplemente tienes que lidiar con ello y seguir empujando.

Y, fuera del campo, ¿qué haces para desconectar?
Cosas muy normales: Netflix, PlayStation, ya sabes. Intento no pensar demasiado en el fútbol cuando no estoy entrenando o jugando, porque hay muchas cosas a todas horas, y me gusta hacer cosas diferentes cuando no estoy trabajando. Me gusta estar en casa con los amigos o la familia.

Fuera del terreno de juego, la moda es una de las formas de expresión que están adoptando los jugadores, y el otro día le vimos en la London Fashion Week con Bukayo. ¿Cómo te relacionas con esa faceta del juego?
Bueno, para ser honesto, no siempre ha sido algo importante para mí personalmente. A mi familia siempre le ha gustado la moda, y tienen su propia tienda en casa. Fue genial estar allí con Bukayo y lo pasamos muy bien. 

Como jugador tus logros suelen estar estrechamente ligados a los terrenos de juego. Pero, ¿hay algo fuera del fútbol de lo que estés orgulloso y de lo que rara vez tengas la oportunidad de hablar?
Buena pregunta. Yo diría que mi relación con la gente que me rodea. Tengo muchos de los mismos amigos que tenía cuando crecí, y la relación que tengo con mi hermano, mis hermanas... la gente que me rodea. Eso es lo más importante en la vida. Así que sí, es algo de lo que estoy orgulloso.

Martin Odegaard lleva el pack Nike 'Mad Ready', que ya está disponible en 11teamsports.es

Nike Mad Ready Pack